Pancho Madrigal estrena novela en la FIL

La historia, situada en el barrio tapatío de Santa Tere, se caracteriza por un amplio espectro de folclor mexicano y comedia detectivesca

Como parte del programa de presentaciones de libros de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) 2017, el cantautor, pintor y cuentista tapatío, Pancho Madrigal, en compañía del director de Ediciones Arlequín, Felipe Ponce, y la editora, Mónica Millán, presentó su primera novela, Detective que oye boleros, en el salón Alfredo R. Placencia.

Situada en el barrio de Santa Tere, Guadalajara, la historia sigue al letrista y redactor, Juan Sánchez, quien trabaja en una imprenta “de barrio” en las inmediaciones de la colonia ubicada en el noroeste de la ciudad, no obstante de su verdadera pasión: ser un detective a sueldo.

Tras un incidente con tarjetas de presentación falsas bajo el pseudónimo de Sherlock Bond, el protagonista, descrito como un gordo que ama la comida típica y los boleros, consigue la oportunidad de cumplir su sueño, a pesar de su completo desconocimiento en criminalística y su profunda fijación por los platillos mexicanos, como la torta ahogada, las carnitas y la carne en su jugo.

“De fonda en fonda y a ritmo de bolero, este personaje tan contemporáneo en sus ganas de cumplir sus sueños y su mediocridad para lograrlo me dio la sensación de que podía tratarse de uno de los impresores que trabajan a unas puertas de mi casa o de que me lo iba a encontrar hincándole el hambre insaciable de comida de la calle y aventuras que lo hicieron digno de poder llamarse detective. Es una novela pintoresca desenvuelta en los lugares conocidos de quienes andamos a pie en los barrios de la Capilla de Jesús, Santa Teresita, Las Nueve Esquinas y la Moderna”, expuso la correctora y editora del texto, Mónica Millán.

Ésta es la primera novela publicada por Madrigal, quien ha destacado en el medio por sus once libros de cuentos y álbumes discográficos. Al respecto, el autor señaló su preferencia por la narración corta, por lo que el libro cuenta con menos de 130 páginas, divididas en capítulos que llevan por nombre un platillo típico de la gastronomía mexicana, como “Pepián”, “Arroz con Mole”, “Gorditas Rellenas” y “Carnes en su Jugo y Frijoles Charros”, episodio que leyó ante sus seguidores luego de explicar el dilema de su personaje.

“Acepta el trabajo, que por supuesto es un fracaso y todos los trabajos que emprende no le resultan. […] Obviamente un detective tiene que tener una gabardina. Él es chaparro, gordo y la gabardina, pues le queda grande, le arrastra, le causa muchos problemas, pero no quiere dejar de usarla porque es el símbolo de los detectives: ‘Un detective sin gabardina, pues no es un detective’”, puntualizó Pancho frente a su auditorio.

Detective que oye boleros, una novela cómica y detectivesca rebosante en folclor mexicano y desarrollada en las calles de La Perla Tapatía, está disponible en el stand: L2 de Ediciones Arlequín, en la FIL 31, con un costo de 170 pesos.

Para Rock, Arte y Cultura,

Christian Gómez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*